LAS CUENTAS DE LA LOTERÍA DEL SEMINARIO

PARTICIPACIONES COBRADAS
3491
52.365,00 €
PARTICIPACIONES NO COBRADAS
1309
19.635,00 €
TOTAL PARTICIPACIONES
4800
72.000,00 €




BENEFICIO POR RECARGO EN LAS PARTICIPACIONES
2.400,00 €
DONATIVOS ENTREGADOS DIRECTAMENTE
3.035,00 €
BENEFICIO POR NO COBRAR LAS PARTICIPACIONES
19.635,00 €
TOTAL BENEFICIO LOTERÍA

25.070,00 €





Damos gracias a Dios por los grupos parroquiales y diocesanos, por los sacerdotes y todas las personas que con gran entusiasmo se han movilizado durante cuatro meses para vender las cuatro mil ochocientas participaciones de la lotería. Digo con gran entusiasmo porque se agotó la primera emisión, se hizo una segunda tirada que también se agotó y hasta la tercera. El recargo que marca la ley es del 20% del importe jugado, es decir 50 céntimos por participación, por tanto el beneficio total por recargo ha sido de 2.400€.
Hemos realizado el pago en el periodo de tres meses que establece la Ley, hasta el 22 de marzo. 

Los afortunados con  gran alegría cobraban sus 15 € por participación, algunos cobraban parte y dejaban otra, o nos entregaban las participaciones como donativo directo. El total de estos donativos asciende a 3.035 €.

Otros han preferido romper las papeletas y no presentarlas al cobro dejando un beneficio de 19.635 €
De este premio se han beneficiado el seminario y muchas familias de la Diócesis y así lo han manifestado.
Unos jóvenes nos decían: mi abuela hace tiempo que no nos echaba reyes y este año nos ha regalado las papeletas premiadas. Un vendedor ambulante nos decía: con las cuatro participaciones tengo para llenar el depósito de la furgoneta y salir una semana a vender. Un  matrimonio en paro aseguraba  la  leche de su  hijo durante un mes. Una familia  decía que con el dinerillo ganado tenían parta la cena familiar  de fin de año y empezar con mejor pie.

Los cofrades de un pueblo han destinado el premio al arreglo del tejado de la ermita del patrono y otro grupo de parroquianos a pequeños arreglos de su Iglesia. Un grupo de amigas tenían  veinte participaciones y el importe  lo han entregado a los conventos de clausura.

Cinco días fuera de plazo se presentó un matrimonio muy joven, con un niño en brazos con unas participaciones de su madre que  no pensaba cobrarlas; estamos  los dos en paro y  nos las ha dado por si nos las quieren pagar ya que estamos fuera del plazo. Lógicamente se pagaron. La chica muy emocionada no dejaba de dar las gracias.
Todos los diocesanos conocen que las reformas en el seminario son necesarias, que el Seminario está abierto a todos y que como es de todos, tenemos que colaborar. En él se están formando nuestros futuros sacerdotes.
Gracias a Dios, que nos ha hecho ver, una vez más, la bondad de la gente de nuestra Diócesis y el cariño que tienen al Seminario.
J.L. 

Publicar un comentario

 
Top