El Sr. Obispo, D. Francisco Cerro, ordenó como diáconos a Roberto Chaves, seminarista diocesano y Obed Osías, Esclavo de María y de los Pobres, el 8 de diciembre, festividad de la Inmaculada Concepción, en la Concatedral de Santa María, en Cáceres.

Un momento muy especial y motivo de celebración para toda la iglesia diocesana. Un paso adelante en su vocación sacerdotal en el que estuvieron acompañados por una amplia representación de la comunidad diocesana.

El prelado diocesano destacó en la homilía tres puntos, que fueron dirigidos especialmente a Roberto y Obed en forma de consejos: “Estad siempre alegres, no tengáis miedo y, como María, confiad en el Señor, quien todo lo puede y para el que nada hay imposible”.

El diácono está llamado a prestar su servicio en la proclamación de la Palabra de Dios, en la Comunión, principalmente a los enfermos, y en el servicio de la caridad. Puede también, presidir y bendecir el sacramento del matrimonio y el bautismo.

Fue un día de especial alegría para el Seminario, porque hacía cuatro años que no había ordenaciones diaconales con vistas al sacerdocio.

Publicar un comentario

 
Top